Próximos recitales

ninguno programado

viernes, 28 de octubre de 2011

Qué bello sería

Qué bello sería morir despacio.
Caminar a pasos cortos
a un todo blanco de nada,
con las cuencas bien abiertas
con las yemas preparadas
para acariciar el mármol
con el ombligo dispuesto
a hundirse sin ritmo.

Pero, sin embargo, sobrevivo
con tu sexo anudado a mi palma,
con mi cabeza reposando
bajo su pie de verdugo.

Olfatear el duelo.
Avanzar, consciente,
a la descomposición.
Cerrar el libro.
Rumiar el telón.

Qué bello sería...

1 comentario:

  1. Quedémonos con las ilusiones. Y con tu última frase, para transformarla en.

    ResponderEliminar